Yoga para embarazadasPosturas yoga embarazo

Posturas de yoga o asanas sentadas. Explicación y beneficios

Las posturas de yoga  ó asanas sentadas nos dan estabilidad al tener más contacto con la tierra y ayudan a fortalecer la columna vertebral y los músculos alrededor de ésta.

 

Asanas sentadas

  1. La primera postura de la serie de asanas sentadas, es la “postura de la pinza (paschimottanasana)” adaptada al embarazo. Partimos de una postura sentada con las piernas extendidas y un poco abiertas para facilitar la flexión del tronco sin presionar la tripa, estirando los brazos y agarrando con los dedos indice y corazón el dedo pulgar de cada pie. Es importante que la espalda se mantenga alargada y no curvada. Mantenemos esta postura durante un minuto, revitalizando la espalda, las piernas y los hombros, mejorando el riesgo sanguíneo y masajeando los órganos internos.
  2. Desde la primera postura, sentada con las piernas estiradas flexionamos una de estas, acercando la planta del pie a la ingle. Flexionamos hacia delante, alargando la espalda , sin curvarla, y apoyando ambas palmas aproximadamente en línea con los hombros, como adaptación al embarazo de la “postura ardha badha padma paschimottanasana“, manteniendo la postura un minuto para cada pierna. Los beneficios son similares a la postura anterior.
  3. Para la tercera postura, partimos de la anterior pero flexionando una de las rodillas manteniendo la planta del pie en el suelo lo más pegada a la ingle que podamos y agarrando con los dedos de la mano contraria el dedo gordo del pie extendido. Igualmente mantenemos esta postura un minuto para cada pierna, con beneficios similares a la anterior postura.
  4. La última postura de las serie de asanas sentadas, es la “postura del zapatero o mariposa (baddha konasana)“. En esta postura nos quedamos sentadas , doblando las piernas y juntando las plantas de los pies. Las rodillas lo mas pegadas al suelo que nos permita nuestra flexibilidad  y acercamos los talones hacia la pelvis y si puedes, sujeta los pies con las manos, La espalda debe estar recta y alargada y no curvada. Esta es una postura de meditación, que podemos mantener entre 1 y 5 minutos, e incluso más en la meditación. Fortalece y flexibiliza la espalda y las rodillas, mejora la circulación sanguínea y alivia problemas ciáticos, urinarios, menstruales y facilita el parto.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Posturas de yoga o asanas sentadas. Explicación y beneficios, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Web de Laura Gómez
Laura Gómez